En qué consiste el tratamiento de micropigmentación de cejas

27 Oct

En los últimos tiempos, la micropigmentación está más de moda que nunca, y eso que no es un concepto nuevo. Actualmente, es uno de los tratamientos estéticos preferidos por la mayoría de mujeres en nuestro país que buscan un maquillaje permanente (realmente sería semipermanente, pero de esto hablaremos en otro momento).

Los tratamientos más solicitados dentro de la micropigmentación, son la micropigmentación de cejas y la que afecta a la línea de los ojos. Pero además, se puede utilizar para perfilar mejor los labios o para reparar pequeñas imperfecciones que podamos tener en la cara o el cuerpo, como cicatrices o areolas mamarias después de una operación por cáncer de mama.

La verdad es que la moda es un concepto muy caprichoso. Hace tan solo unos años, el canon exigía que las cejas estuvieran bastante depiladas, e incluso despobladas. Ahora, se anima a que las chicas tengan las cejas bien definidas y en muchos casos, bastante pobladas, utilizándose como un factor diferenciador y marcador de nuestro rostro.

El tratamiento de la micropigmentación, y concretamente la micropigmentación de cejas, ha ido ganando fuerza en los últimos años, llegando a convertirse en una opción estética de las más demandadas al menos en nuestro país.

Es una técnica que se centra en el detalle del contorno de las cejas, para que queden lo más realistas posibles, pero a la vez, aportando un efecto de espesor. Siempre dependerá de la profesionalidad del experto y del centro de micropigmentación donde se realice, pero los resultados son realmente increíbles en la inmersa mayoría de los casos.

Pero, ¿qué es la micropigmentación de cejas?

El tratamiento de micropigmentación de cejas consiste básicamente en inyectar en la dermis (la capa intermedia de la piel) un pigmento natural y totalmente compatible con nuestra piel, con el objetivo final de aportar color, definir o arreglar la parte de las cejas a tratar.

Relacionado  7 Trucos para cuidar el Cabello Graso

Esta técnica se lleva a cabo en centro homologados (normalmente) y mediante el uso de un dermógrafo de agujas, que puede variar en función del tipo de cejas a tratar o del tipo acabado que se esté buscando.

De esta forma, podemos encontrar agujas de todos los tipos. Desde agujas diseñadas para lograr un acabado compacto, como un “eyeliner” o incluso otras definidas para añadir pigmento a pigmento y dar ese efecto de vello sobre el ojo, de la forma más natural y realista que sea posible. Los resultados suelen ser realmente increíbles.

Pero la micropigmentación también se utiliza en otros tratamientos, como línea de ojos, contorno de labios, cubrir cicatrices o pequeñas calvicies, disimular imperfecciones de la piel e incluso en el mundo oncológico, para la reconstrucción de las areolas mamarias tras sufrir una mastectomía por un cáncer de mama.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *